EL TECKEL MI PERRO

Entre los perros de caza, el teckel es un perro polivalente que menos mostrar caza menor hace prácticamente de todo. Sirve a los cazadores  individualistas que no gustan de cacerías multitudinarias y cazan solos o con un pequeño grupo de amigos;  para  los que les gusta enfrentarse a las especies mas salvajes de nuestra fauna cinegética que se defienden con fiereza antes de entregarse y para aquellos que se conforman con pocas piezas a lo largo de la temporada pero les gusta conseguirlas con gran esfuerzo y perseverancia. Es esta raza ideal, por su extraordinario olfato, para los cazadores a los que no les gusta  dejar  piezas heridas en el campo. Una característica de esta raza es su pequeño tamaño, tan importante en un mundo donde cada vez disponemos de menos espacio donde vivir. El teckel es un pequeño con alma de gigante y cabe donde cabe una caja de herramientas, lo que supone una gran ventaja.

     El teckel caza sin escatimar esfuerzos, dando su vida, si es preciso, para complacer a su dueño.

EL TECKEL QUE QUEREMOS

Para conservar el carácter que tanto admiramos, el teckel tiene que seleccionarse por el trabajo de acuerdo con las pruebas que organiza el  Club del Teckel Alemán y otros clubes en otros países de Europa. Entre las pruebas, consideramos que la prueba del latido sobre rastro de liebre la mas importante de todas, pues un perro mudo en los rastros tiene una utilidad muy limitada. La prueba de madriguera es fundamental porque lo que distingue a un  buen teckel de otras razas de rastro es su capacidad de desalojar a los zorros de sus madrigueras. Además, hemos observado que el teckel que caza bien bajo tierra también lo hace bien sobre tierra.

Hemos observado con la experiencia que las pruebas de madriguera son un buen indicio pero no debe darle una importancia excesiva. No siempre los perros mas premiados en las pruebas en madriguera artificial son los mejores en la caza real.

 Considero que todas las pruebas de trabajo a las que se someten los teckel son importantes, en especial la Vp que mide, entre otras cosas, el grado de adiestramiento del ejemplar. El perro, si no es dócil  dentro de la testarudez de la raza, no nos será  de utilidad. La morfología también es muy importante porque es  garantía de funcionalidad. El estándar ha de ajustarse al definido por el DTK. El teckel, al tener sus patas tan cortas, precisa estar bien construido para que pueda soportar largas jornadas de caza en terrenos difíciles.

  Los ejemplares de nuestra perrera proceden de consolidadas líneas de trabajo de criaderos amateur de Europa. Al menos una vez en su vida se llevan a un concurso canino para  someterlos al dictamen de un juez especialista en la raza. Si no reciben al menos un muy bueno, lo que quiere decir que no tiene defectos morfológicos importantes, se excluyen de la cría.

Los ejemplares, cuando son jóvenes, se prueban en todas las disciplinas que son propias de los teckel empezando por el latido sobre los rastros. Aquellos ejemplares que no rinden a plena satisfacción,  se desechan.

EL TECKEL EN ESPAÑA

España es el Pais con la naturaleza mejor conservada de Europa. Las condiciones naturales que se dan en la mayoría de nuestro territorio son extraordinarias para albergar especies de caza. El teckel es especialmente apto para muchas de las especies y modalidades que se practican en España y por ello ha tenido muy buena aceptación por los aficionados. Conocemos muchos cazadores de a pie, que viven con pasión su afición, que no conocían los teckel hace 20 años y ahora no tienen otra cosa y lo aprecian como nunca lo han hecho con otras razas, hasta el punto de meterlos dentro de sus casas. 

Es una realidad que se están importando muchos ejemplares cada año de perreras de toda Europa, especialmente de Alemania

Nos hemos esforzado en difundir las virtudes de la raza entre los cazadores con publicaciones en prensa especializada, videos, hablando directamente con muchos aficionados, etc.

        Lo que va a asegurar el éxito del teckel en España es que no pierda las cualidades para el trabajo que han procurado su buena acogida entre los cazadores y que por otra parte son la esencia de su carácter. No es admisible, como ha pasado en otras razas, que el teckel premiado y distinguido como ejemplo de la raza por  sus resultados en concursos de belleza, sea algo muy diferente al teckel que hace feliz  al cazador.