Grille vom Königreich / teckel miniatura de pelo duro

Pedigrí

Grille vino a casa en 2008 con tres meses de edad. Aunque llevo mas de 20 años cazando con teckel, Grille era mi primera teckel de pelo duro miniatura de lineas de trabajo y me lo tomé como un experimento. En su pedigrí hay tres generaciones de antecesores que habían superado las fundamentales pruebas de trabajo Sp y BhFK/95 e incluso hay varios campeones de trabajo. Yo dudaba que algo tan pequeño fuese a servirme para la caza real. En su primera temporada descubrí que a los 6 meses era 100% spurlaut, lo que es imprescindible para practicar la caza en batida. En su segunda temporada era capaz de acompañarme en largas jornadas de caza y se interesaba por todos los rastros de caza menor y mayor que descubría, a la vez que empezaba a morder con saña los zorros abatidos.

En la tercera temporada ya dio muestras de lo llevaba dentro, entró en las madrigueras ocupadas por zorros varias veces, aunque es verdad que acompañada por algún teckel standar, por lo que dudaba si era Grille o la estandar la que había realizado el trabajo de sacar al zorro de la madriguera.

En las dos temporadas siguientes, Grille, ya cazando en solitario, ha demostrado rendir en todas las modalidades de caza a las que la he llevado igual que un standar, pero cazando conejos en zarzas espesas y zorros en madriguera se muestra superior. El tamaño es definitivo y la agilidad que proporciona su menor peso, también les pone en ventaja con los estandar para pasar por túneles de conejos en las zarzas o desenvolverse mejor en madrigueras complicadas donde hay pasos estrechos y desniveles, especialmente las excavadas bajo grandes rocas. Las heridas que le han producido los zorros, no han hecho mas que aumentar su valor en la madriguera. Ya son 32 trabajos con éxito los que lleva acumulados.

Grille es un teckel pequeño de tan solo 4,8 kg de peso, pero con un corazón grande, lo mismo que su instinto cazador, y las ganas de complacer en su amo. Aunque no es , por su morfología, una hembra para la cría, se ha ganado un sitio en mi casa y me ha hecho un admirador incondicional de los teckel miniatura, siempre de lineas de trabajo.